¿Qué es un Seguro de Vida y cómo elegirlo?

Las Compañías de Seguros nos ofrecen coberturas a distintos aspectos de nuestra vida, ya sea a nuestros bienes o a nosotros mismos; y claro que entre estos dos, el aspecto más importante es el de nosotros, nuestra salud, bienestar y sobre todo nuestra existencia. Por ende, debemos cuidarnos y protegernos de cualquier incidente que atente contra ella.

En ese momento entra el Seguro de Vida, el cual nos va a mantener tranquilos en caso de que algo nos llegue a suceder. Este nos va a sacar de problemas en el aspecto económico, en caso de llegar a necesitar atención médica luego de que se presente un siniestro.

¿Qué es el Seguro de Vida?

El Seguro de Vida o Seguro sobre la Vida, se trata de una póliza de seguros que está dirigida hacia las personas y su existencia. En esta, el asegurado paga a la Compañía de Seguros una prima, es decir, un monto establecido por la empresa, para que esta cumpla con las coberturas que haya contratado.

Al fallecer o encontrarse incapacitada la persona asegurada, la empresa se va a encargar de pagar una indemnización a los familiares que hayan sido señalados en el contrato, los cuales suelen ser los hijos y/o su cónyuge.

Los seguros de vida son de los más recurridos, tanto por familias como empresas, y es que hay distintos tipos de seguros que se pueden contratar en relación a cuántas personas se quieran asegurar y otros factores.

Cabe destacar que la contratación de este seguro no es obligatoria, va a voluntad de las personas; no obstante, se puede considerar fundamental el hecho de contratarlo, tomando en cuenta que cada día nos exponemos a diversos riesgos que no están bajo nuestro control.

Tipos de Seguros de Vida

Los seguros de vida pueden cubrir distintos aspectos, sin embargo, estos se presentan en dos modalidades: Seguro de Vida Ahorro y Vida Riesgo. Ambas tienen sus diferencias y ventajas, de igual manera se puede considerar contratar las dos, pero para ello debemos saber de qué tratan.

Seguro de Vida Ahorro

Al contratar este seguro la persona asegurada, que puede ser del mismo modo el tomador, podrá recibir el capital si al llegar la fecha de vencimiento del contrato este sigue vivo. Si por lo contrario, el asegurado fallece, la compañía se verá encargada de cubrir los gastos presentes.

La persona asegurada deberá ir pagando una cantidad establecida por la empresa para la rentabilidad de la póliza. Si la persona que contrató esta póliza es el mismo asegurado y este vive para el momento en que llega a su vencimiento, el capital que va a pagar la aseguradora podrá ser para él o para los beneficiarios, es decir, aquellas personas que el asegurado haya nombrado en el contrato.

Algo que debemos tener presente es que los intereses que se pueden llegar a generar son considerablemente bajos, los cuales serán pagados junto con el capital, sea por finalización del contrato o fallecimiento del asegurado.

Seguro de Vida Riesgo

También tenemos el seguro de vida riesgo, este, a diferencia del anterior, es en caso de la muerte del asegurado.

En este se designa un grupo de beneficiarios y se paga una prima, la cual suele pagarse anualmente. En caso de que ocurra un siniestro, la muerte del asegurado por ejemplo, serán los beneficiarios quienes recibirán el dinero que fue acordado al momento de la contratación de la póliza.

Es principalmente dirigido a las personas que dependen de los ingresos del asegurado, por lo que la compañía de seguros lo va a ayudar. El monto que vas a pagar anualmente va a depender de diversos factores, al mismo tiempo que de la empresa en la que hayas decidido contratar este seguro; algunos de ellos son:

  • Edad del asegurado.
  • Estado de salud.
  • Capital que se desea asegurar.

Este también se divide en otras dos categorías, el seguro de vida entera y temporal.

Seguro de Vida Entera

Entre los seguros de vida que ofrecen las distintas compañías, el de Vida Entera es el que va a proporcionar una mayor cobertura a los beneficiarios designados por el asegurado, ya sean sus familiares o personas allegadas a él, en caso del fallecimiento de quien contrate este seguro.

Este va a permanecer vigente durante la vida del asegurado, desde el momento de la contratación de la póliza, siempre y cuando se paguen las primas que designa la compañía.

La persona asegurada es la que se encarga de designar el monto de dinero que se va a otorgar a los beneficiarios al momento de su muerte.

Seguro de Vida Temporal

En estos seguros se determina un periodo de tiempo en el cual la compañía de seguros va a cubrir el riesgo de muerte de la persona asegurada. Tal seguro se encarga principalmente de la amortización de préstamos, un ejemplo de esto es por si el asegurado fallece y tenía pendiente el pago de una hipoteca, en ese caso es la aseguradora quien tiene la obligación de cubrir las cuantías que hayan quedado sin pagar.

En esta póliza sólo se va a asegurar a la persona durante el tiempo acordado, y en caso de que llegue el momento del vencimiento del contrato y la persona asegurada no ha fallecido, el seguro no pagará ningún desembolso.

Seguros de Vida Mixtos

Los seguros de vida mixtos son los que se conforman por los seguros de vida ahorro y riesgo. Estos tienen la obligación de pagar un capital a los beneficiarios señalados en la póliza en caso de la muerte de la persona asegurada, o puede ser abonado a este si llega a estar vivo al momento del vencimiento del contrato.

Este tipo de seguro suele ser muy recurrido ya que incluye las características de las principales modalidades de seguro de vida.

Es dado a aquellas personas que se encargan de mantener a su familia de manera económica, llevando así todos los gastos que esta conlleve.

Seguro de Vida en Grupo

Estos se contratan al tener un gran número de beneficiarios, lo cual es común en las empresas; aunque también lo contratan personas con un número grande de familiares que cubrir.

Su cobertura suele ser algo limitada, por lo cual es bueno revisar cuáles ofrece antes de la contratación de la póliza.

¿Es necesario contratar un Seguro de Vida?

Los seguros de vida son contratados por decisión de quien será el asegurado, no es una obligación de la persona, pero se realiza en modo de prevención.

Los seguros de vida son más que todo para aquellas personas que tienen todo el peso económico de su familia sobre ellos, es decir, de quienes depende el ingreso económico y los pagos de diversos servicios. Aunque debemos recordar que también son contratados por las empresas para cubrir a sus empleados.

Fue pensado como una ayuda, tanto para el asegurado como para los beneficiarios, claro que los segundos nombrados son los que al final obtendrán el beneficio si la persona asegurada fallece.

Cuando se va a contratar un seguro de vida puede ser algo complicado pensar en la cantidad que será pagada, ya que para esto debes tomar en cuenta factores como las deudas que tienes usualmente y cuáles se pueden llegar a tener en el futuro.

Está claro que no todo el mundo necesita un seguro de vida, no obstante, es mejor el prevenir cualquier eventualidad que llegue a pasar.

¿Cómo elegir un Seguro de Vida?

La contratación de una póliza de seguros de vida puede ser tan fácil como ir a la compañía, pedir el contrato y firmar, sin embargo, si quieres contratar un buen seguro de vida no va a ser tan rápido como ir a comprar comida al supermercado. Vas a tener que revisar distintas cosas, comparar empresas y sus contratos, entre otras cosas, si lo que desea es tomar una buena decisión.

Y es que la contratación de un seguro no es algo que debemos tomar a la ligera, ya que va a suponer una ayuda para el futuro en caso de que ocurra un siniestro; así que no te lances por la primera oferta que veas sin saber qué coberturas incluye.

Por tal razón será explicado en pasos la manera de elegir un seguro de vida adecuado para ti.

Conoce tus necesidades

Debes saber qué necesitas cubrir, esto es muy importante ya que en este momento tienes que determinar todo lo que deseas cubrir para poder tomar una buena decisión.

Algunas cosas que puedes ver son la cantidad de dinero que ganas y gastas normalmente, y en qué, y si tienes una familia grande o pequeña.

Todo lo que genere un gasto para ti y tu familia deberás añadirlo en una lista, esta te va a servir para analizar distintas opciones de ofertas por parte de las diversas compañías aseguradoras.

Busca opciones según tus necesidades

Ya con saber qué necesidades debes cubrir, puedes ir buscando opciones. Ve a varias compañías de seguros y pregunta por las coberturas que ofrecen en sus contratos, con esa información puedes ir descartando las que no cubren lo que necesitas, así la lista se irá reduciendo.

Puedes recurrir a algún agente para que te ayude en cuanto a los contratos en caso de no saber mucho de coberturas. Con asesoría podrá ser más fácil elegir un buen seguro.

Ten en cuenta las modalidades de seguros

Debes estar pendiente del seguro que vayas a contratar, recuerda que un seguro de Vida Ahorro no es igual al seguro de Vida Riesgo. Ambos tienen un propósito distinto, por lo que es mejor que sepas a cuál vas a recurrir.

Piensa en imprevistos y los beneficiarios

Siempre es bueno pensar en algún imprevisto que pueda llegar a suceder, esto es para poder ver si también los puede cubrir el seguro. Tal vez no podemos ver si podemos sufrir algún accidente, pero sí prepararnos en caso de que ocurra.

También es necesario que determines a quiénes vas a nombrar como beneficiarios al momento de solicitar tu contrato. Para esto también es importante el número de beneficiarios, en caso de ser una familia grande o una empresa.

Ve el precio de cada aseguradora

Las aseguradoras van a cobrar de manera distinta sus primas, por eso también debes ver cuál de todas se ajusta a tu presupuesto y que al mismo tiempo cubra las necesidades que has establecido.

Con todos estos pasos podrás tomar una buena decisión y elegir el seguro que pueda cubrir lo que te hayas planteado.

Factores que consideran las Compañías de Seguros

Otro detalle al momento de contratar una póliza de seguros son los factores que consideran las aseguradoras al momento de ofrecer un contrato, las cuales son: la edad de la persona y su condición médica.

Aunque no lo parezca, las compañías de seguros le dan gran importancia al estado de salud de la persona y su edad, ya que si son más jóvenes y gozan de una buena salud, la prima que solicitan puede ser cobrada en montos más bajos.

¿Qué pasa si no hago el pago de una prima?

Sabemos ya que las primas son el monto de dinero que se debe pagar a la aseguradora por nuestro seguro, ya sea mensual o anualmente.

Si ya hemos contratado nuestro seguro y por algún imprevisto no pudimos pagar una prima en la fecha establecida, no te alteres. En caso de que el pago sea mensual, debes saber que las aseguradoras te dan un plazo de 31 días luego de la fecha de pago, además, no te van a cobrar intereses. En ese lapso de tiempo deberás pagar la prima pendiente, y si no se paga, la póliza va a ser automáticamente cancelada.

Si la persona asegurada fallece en ese plazo de tiempo, se le va a pagar lo acordado a los beneficiarios, menos la prima que no fue pagada.

En caso de querer restaurar la póliza cancelada, tendrás que pagar la prima junto con intereses, esto es para poder tener de vuelta la cobertura que contrataste.

Importancia de un seguro de vida

Ninguna persona está libre de sufrir accidentes o alguna enfermedad grave que atente contra su salud o vida, y al no saberlo lo mejor que podemos hacer es prevenir.

Tener un seguro de vida es más que pensar en protegernos a nosotros, es proteger a nuestra familia y ayudarla en caso de fallecer. Ser precavidos vale mucho, sobre todo al tratarse de lo más preciado para nosotros, que es la propia vida.

Por ello, un seguro de vida es la mejor opción y decisión a tomar. Tal vez en el momento de contratar la póliza no recibiremos nada, ya que esta no nos va a proporcionar algo sino hasta el momento en que ocurra un siniestro.

Deja un comentario