¿Qué es un test vocacional?

Antes de tomar una decisión tan importante como elegir qué estudiar en la Universidad, y decidir qué es lo que deseas hacer y en lo que planificas tener éxito el resto de tu vida, es bueno analizar algunos detalles sobre ti mismo. Qué tipo de actividades disfrutas hacer, por cuánto tiempo eres capaz de mantener tu atención, en qué eres bueno y en qué campo podrías tener éxito. Todas las personas son distintas, y aunque tienen el mismo potencial para alcanzar las metas trazadas (cuales sean), sabemos que algunos tienen más inclinación hacia algunas cosas que otros.

Para medir las habilidades de cada persona existen las Pruebas de Vocación, o Test Vocacional. Estas pruebas son de gran ayuda, sobre todo para los jóvenes estudiantes, porque les permite reconocer algunas habilidades sobre ellos mismos que quizás no hayan notado con anterioridad o habilidades que no habían asociado a ninguna carrera en específico. Además de que es bueno saber en qué eres bueno para tener la autoestima en la cima del mundo, es importante también porque este conocimiento definirá tu futuro. En este artículo aprenderás lo que es un test vocacional, su importancia y en qué consiste.

¿En qué consiste un test vocacional?

Un test vocacional es una prueba que se le aplica a los jóvenes que están próximos a iniciar sus estudios universitarios. Esta prueba consiste en una serie de preguntas reflexivas y de introspección, de selección múltiple. A través de dichas preguntas, el test analiza las aptitudes, capacidades, personalidad y talentos del joven, y cómo éstos califican en las distintas carreras disponibles, y también toma nota del margen de éxito en carreras largas o cortas. Lo ideal es que el joven sea muy honesto al responder las preguntas, con sus datos reales y actuales. Que proporcione sus habilidades ya desarrolladas y no las habilidades que desea desarrollar. De este modo tendrá un resultado lo más acertado posible.

Una vez que completa todas las preguntas, el test te dará el resultado de tu vocación. El diccionario Oxford define vocación como la “inclinación o interés que una persona siente en su interior para dedicarse a una determinada forma de vida o un determinado trabajo”. El resultado del test te ayuda a descubrir cuál es tu inclinación profesional, y lo hace al sugerirte mínimo tres carreras, cada una con sus respectivos porcentajes. Por ejemplo, podrías tener 95% de Arquitectura, 80% de Ingeniería, y 70 % de Psicología, además de otras sugerencias con porcentajes menores.

A pesar de que se ha demostrado la importancia y eficacia de este test, no debe tomarse de forma tan estricta. Si las opciones que te da te satisfacen y te identificas, entonces confía en el test. Pero si no, entonces igual no temas elegir la carrera que ya habías considerado, incluso si no tiene buen porcentaje en el test. Al final del día, todo depende del individuo.

¿Por qué es importante?

Como dije al principio, es difícil a veces decidir qué estudiar, a qué dedicar el resto de tu vida. No es una elección sencilla. A raíz de que muchos jóvenes no saben qué estudiar, algunos pierden tiempo y dinero estudiando un semestre de cada carrera hasta encontrar la que les funciona, o acaban por dejar sus estudios universitarios a mitad de la carrera. Para evitar esto (mejor dicho, para reducir este porcentaje) es que existe el test vocacional. Porque ofrece la seguridad de que lo que quieres estudiar sí se ajusta a tus habilidades y esa confianza es lo que te ayuda a esforzarte y alcanzar las metas profesionales que ya te has pautado para ti mismo.

Es importante también porque con los resultados del test, puedes prepararte mejor para el futuro. Si has decidido que serás ingeniero, por ejemplo, empezarás a esforzarte más por entender las matemáticas, o si quieres ser doctor, biología. Las pruebas de introspección son siempre buenas, estar consciente de tus habilidades y potencial no tiene precio.

Hay algunas familias en las que aún es tradición “obligar” o presionar a sus hijos para estudiar carreras puntuales. Estas tradiciones no toman en cuenta las habilidades, capacidades ni deseos del joven, sino que solo piensan en cumplir con algún tipo de honor familiar o un deber. Sin embargo, el test vocacional muestra que todos estamos hechos para cosas distintas, nos atraen áreas diferentes y eso está bien, porque todos los profesionales (todos los que puedas imaginar) son necesarios por igual. Si tienes una situación parecida, podrías respaldarte en los resultados del test para tomar tus propias decisiones, ya que al final de cuentas es tu futuro.

Impacto del Test Vocacional en jóvenes

Con lo difícil que es llegar a un acuerdo en la actualidad, algo en lo que todos parecen pensar lo mismo es referente a que desde que se empezó a implementar el Test Vocacional, se ha visto un impacto positivo en la juventud. Incluso desde antes de 1925 empezó a notarse la necesitad de una buena orientación académica y personal para la juventud. Era una necesidad socioeconómica importante, que cada persona pudiera testear su personalidad y vincular ésta y sus habilidades, a los requisitos de cada profesión, para así obtener un mejor rendimiento en sus labores profesionales. Esta teoría de la relación que tiene el rendimiento académico y laboral, con el descubrimiento de las habilidades y aptitudes propias, ha ido tomando cada vez más importancia a nivel mundial. Y es por eso que, en la actualidad, se realizan test vocacionales en la mayoría de escuelas secundarias de manera obligatoria.

El impacto positivo de este test es tan fuerte, que se ha demostrado el margen de error tan pequeño que tiene cuando el joven ofrece respuestas sinceras. Esto significa que sí, que es confiable y que rara vez se equivoca.

Anímate a tomar un test vocacional si aún no lo has hecho. Es una muy buena experiencia para que descubras un poco más de ti mismo, de lo que eres capaz y para que así también aceptes (y trabajes por mejorar) tus limitaciones. Este test, aunque no debe ser tomado por ley total, te servirá de guía si estás por decidir qué estudiar, o si quieres comprobar de alguna manera para qué estás hecho.

Deja un comentario