¿Qué es un crédito educativo y cómo funciona?

Para nadie es un secreto que estudiar una carrera universitaria, puede convertirse en toda una odisea, especialmente si no se cuenta con la estabilidad económica adecuada. 

De hecho, muchos se ven en la obligación de abandonar sus estudios, porque la institución o universidad, les solicitan cierta cantidad de dinero para añadirlos a su matrícula.

Por suerte, hay muchas alternativas relacionadas a productos financieros y enlazados a la educación, cuya función es permitir a las personas lograr sus metas profesionales a través del estudio. 

Y, una de estas alternativas es el crédito educativo. Si quieres saber un poco más de él, estás en el lugar correcto. 

Qué es un crédito educativo

Se define como crédito educativo, un préstamo ofrecido por instituciones financieras y cuyo objetivo es brindar a los estudiantes la oportunidad de costear sus estudios, evitando así que el dinero se convierta en un factor limitante que les impida titularse. 

Todo estudiante o tutor podrá contratar un crédito educativo con una institución financiera o bancaria. Hablamos de una herramienta que se encargará de cumplir con todas las mensualidades de una institución privada. 

Motivo a lo anterior la persona interesada deberá cumplir con una serie de condiciones y requisitos para obtener un crédito. A su vez, los interesados en solicitar el crédito tendrán que elegir el tipo de crédito adecuado, para cumplirlo en el tiempo estipulado. 

Los créditos son instrumentos que fueron creados para cubrir todos los gastos de estudio ya sea, de una licenciatura o de un posgrado. En caso de que el solicitante sea un estudiante menor de edad, los padres serán los contratantes y, estos deberán cumplir con los pagos correspondientes. 

Pero si es mayor de edad, el estudiante puede solicitar un crédito educativo al instituto por medio de apoyos adicionales, los cuales se traducen en intereses congelados o pagos flexibles.

Además de su funcionamiento, la obtención de un crédito es muy sencilla, para ello será necesario:

  • Dirigirse a alguna entidad financiera que brinde créditos educativos.
  • Cumplir con todos los requisitos y condiciones establecidos para solicitar un crédito, al pie de la letra.
  • Elegir el crédito educativo que más se adapte a sus necesidades.
  • Acceder al crédito y posteriormente, utilizarlo. 

Ventajas de un crédito educativo

Son muchas las ventajas que puede ofrecer un crédito educativo, entre ellas vale la pena mencionar: 

  • Financiamiento de 100%, el crédito asumirá el valor completo de la matrícula, o de acuerdo a la solicitud del estudiante, puede solo considerarse una parte de la misma. 
  • En caso de encontrarse realizando un posgrado o licenciatura, es posible hallar alguna entidad que ofrezca créditos educativos con facilidad de pago al culminar el periodo de estudio. 
  • Cuentan con un plan de pagos que se ajusta a las capacidades y necesidades del solicitante. 
  • Por lo general, y si así lo desea el solicitante, los pagos durante la vigencia del crédito, pueden llevarse a cabo en cuotas fijas. 
  • Si los comparamos con créditos de libre inversión, los educativos cuentan con tasas muy bajas, siendo estos perfectos para estudiantes que deseen culminar su carrera profesional, y no cuentan con el dinero suficiente para hacerlo. 

Desventajas de un crédito educativo

Pero, no todo es color de rosa, porque también existen algunas desventajas que, si bien no son muchas, no estaría de más conocerlas:

  • En caso de que el estudiante deje de pagar, el historial de crédito se verá afectado.
  • Es normal que las tasas de interés incrementen su valor a lo largo del tiempo.
  • Si el solicitante no cumple con los plazos de pago, los intereses se pueden acumular incrementando así la deuda. 
  • En caso de que el estudiante, por fuerza mayor deba abandonar sus clases, no podrá librarse de los pagos, deberá seguir cumpliendo con la cuota establecida. 

Tipos de créditos educativos

Antes de elegir un tipo de crédito educativo, es importante considerar los requisitos que este solicite y verificar si se logra cumplir por completo con ellos. De igual manera, es relevante comparar los créditos que brindan las instituciones para así elegir el mejor. 

Conocer los términos con los que dispone el crédito y acceder a aquel con las mensualidades más bajas. En la actualidad existe una gran cantidad de créditos educativos y entre ellos se encuentran: 

Crédito no bancario 

Un crédito no bancario es aquel utilizado para financiar únicamente estudios superiores. Por lo general es otorgado por instituciones crediticias, y aunque exige requisitos medianamente flexibles, es posible que las instituciones cobren alguna comisión para obtenerlo. 

Crédito bancario 

Un crédito bancario es aquel utilizado para financiar estudios universitarios, incluyendo posgrados. Estos créditos no solicitan ningún tipo de comisión de apertura a los solicitantes, pero las condiciones y los requisitos que se deben cumplir para obtenerlo, son muy estrictos.

Crédito educativo de instituciones privadas

Este tipo de crédito proviene de instituciones educativas privadas, y es otorgado por medio de las mismas instituciones. Es un crédito que puede establecerse  a corto o mediano plazo, y puede ser cancelado una vez que el solicitante haya concluido toda su carga académica. 

“Si el estudiante no cuenta con el dinero suficiente para solicitar un crédito, lo mejor es no arriesgarse, y en su lugar planificarse muy bien, organizar su economía y evitar endeudarse con alguna entidad”.

Deja un comentario